“92 maratones en 60 meses, sin un puntazo de locura no se puede hacer deporte extremo”

Tomy Lopez siempre ha sido un amante del deporte pero una lesión de rodilla sólo le permitió correr hacia adelante, así que empezó y ahora forma parte del mundo del deporte extremo, se ha convertido en un ultratleta adicto a correr maratones, triatlones y completar ironmans

“Hace cinco años me propuse hacer un reto 12 meses 12 maratones porque me parecía atractivo, luego me picó el gusanillo y dije ¿cuánto tiempo soy capaz de estar corriendo? y ahí empecé el reto de hacer mínimo al mes un maratón y ya llevo 92 en 60 meses”, explica López.

Deporte extremo: sufrimiento agradable y solidario

“Soy un deportista feliz, tengo la suerte de poder hacer lo que me gusta de poder elegir este sufrimiento agradable, los que hacemos esto aguantamos muy bien el dolor somos un poco masocas, sin un puntazo de locura esto no se puede hacer”, cuenta entre risas y añade: “Pero sobre todo soy un deportista solidario, correr para ayudar a los demás me cambió la vida, antes sólo lo hacía porque me gustaba pero ahora vivo una parte del deporte que me encanta”.

“Hace cinco años conocí una causa social que se llama ‘Proyecto Pol’, y también desde hace tres años todo lo que hago es para ‘LuchaRett por ti princesa’ del que soy Presidente” manifiesta y con emoción cuenta: “He hecho muchos maratones difíciles, algunos ironmans de 19 horas, pero los más especiales son los que he podido correr con Berta, nuestra niña, nuestra princesa, llegar a la meta con ella es increíble”

Morir y sobrevivir en los deportes de ultradistancia es una forma de vida

¿Qué corre por las venas, por la mente para seguir haciendo estos desafíos? Tomy lo tiene tiene claro: “Nos mueve la capacidad de querer siempre un poquito más, en el deporte de ultradistancia tienes que saber morir y sobrevivir , hay momentos en los que quieres rendirte pero tu cabeza te demuestra que no quieres. Es un espejo de la vida, muchas veces hay momentos malos pero tienes que superarlos. El deporte de ultrafondo es una forma de vida”

En enero empezó con otro desafío 12 retos 12 ironmans, aunque el Covid le obligó a dejarlo en stand by ahora ha vuelto a ponerlo en marcha : “La pandemia nos ha quitado todas las carreras que teníamos, Valencia, Barcelona, Madrid, así que las organizamos carreras pequeñas para seguir con lo que nos apasiona” .